Sobre Borges y la leche fermentada


Jorge Luis Borges en 1975. Wikimedia Commons / Roberto Pera
Guillermo Nevot, Universitat Pompeu Fabra

El yogur es un asunto serio. Tanto, que en España tiene su propia ley. El Real Decreto 271/2014 define exactamente qué es el yogur:

“El producto de leche coagulada obtenido por fermentación láctica mediante la acción de Lactobacillus delbrueckii subsp. bulgaricus y Streptococcus thermophilus a partir de leche”.

Ya está, ni una bacteria menos ni una más. Le invito a leer el etiquetado en su supermercado más cercano. Si su leche fermentada no tiene 10 000 000 de individuos de estos dos microorganismos, no se llamará yogur.

Sobre el yogur ha escrito incluso Jorge Luis Borges, diciendo que es el alimento de Matusalén. De hecho, el escritor argentino dedicó toda una obra, con recetas incluidas, al yogur.

En 1935, el genio literario “pasaba por estrecheces económicas”. A su amigo, el escritor Bioy Casares, su tío le había ofrecido escribir un anuncio para su empresa yogurtera. Matando dos pájaros de un tiro, Bioy le propuso a Borges escribirlo juntos. Así echaría una mano a su amigo con sus finanzas y, de paso, se divertirían un rato.

Como no podía ser de otra manera por 17 pesos la página, Borges aceptó y ambos se convirtieron en divulgadores científicos del yogur. O al menos, eso pretendieron.

En el folletín, los datos reales se confunden con las burlas de los escritores. Lo curioso es que algunas de esas bromas han acabado teniendo sentido científico. Casi se pueden oír sus risas cuando escriben “nuestros aliados invisibles” con ironía, refiriéndose a los microbios. Pero estos también viven en nuestro interior desde donde nos protegen.

El microbioma, es decir, las comunidades de bacterias y microorganismos que viven en nuestra piel o en el intestino, han demostrado ser clave para nuestra salud. Si faltan o se desequilibran, pueden causar hasta obesidad. El yogur de verdad ejerce como probiótico, es decir, ayuda a recomponer la flora intestinal.

Pero, sin duda, hay algo que ni Bioy ni Borges podrían haber imaginado jamás. Años más tarde sería en el yogur donde se descubriría la mejor herramienta de edición genética conocida hasta la fecha, la tecnología CRISPR.

Fue en la empresa francesa Danisco, donde tenían un problema con los bacteriófagos, es decir, con los virus de bacterias. Si uno solo de estos bacteriófagos caía en un tanque donde se fermentaba el yogur, una pandemia microscópica eliminaba todas las bacterias y daba al traste con la producción.

Danisco buscaba una solución. Su idea era buscar las bacterias del yogur más resistentes de la naturaleza para usarlas en su fábrica. Si no podían evitar los bacteriófagos, encontrarían las bacterias inmunes a ellos. En efecto, las encontraron, pero había algo curioso en ellas. Todas presentaban en su genoma pequeños trozos de los virus a los que eran inmunes, pero nunca su ADN entero.

Además, los investigadores vieron que las bacterias supervivientes a la exposición al virus también se volvían inmunes y adquirían estos trocitos de bacteriófago. Igual que cuando nosotros desarrollamos anticuerpos, las bacterias quedaban vacunadas contra sus virus. Sin esperarlo, Danisco dio con la gallina de los huevos de oro. Ya no hacía falta seleccionar las mejores bacterias, ¡la propia empresa podía crearlas!

En verdad, estos trocitos ya se conocían. Se habían denominado CRISPR pocos años antes, en Alicante, por el científico Francis Mojica. En cambio, el yogur los catapultó a la fama. Pronto se observó que una proteína, Cas9, era capaz de interpretar estos trocitos y usarlos como guía. Basta con que el virus aparezca de nuevo para que Cas9 lo busque, corte y destruya. La ventaja fue que, al venir de bacterias sencillas, fue fácil reprogramar la proteína para que buscara y cortara cualquier ADN.

Esto abrió las puertas a cortar cualquier ADN, haciendo posible la edición genética precisa y la revolución que daría a sus descubridores el premio Nobel. Sin embargo, después de todo ya casi nadie recuerda el origen lácteo de esta herramienta. Bueno sí, las empresas yogurteras. No utilizan Cas9 para editar ningún genoma, pero todavía usan la inmunidad de CRISPR para producir más yogur. Por suerte para nosotros.

El futuro del yogur

Con todo, el futuro del yogur es incierto. El kéfir gana cada vez más adeptos y el yogur ya no es “el elixir de la vida” que Borges proclamaba. Las bacterias que lo fermentan están llamadas a reinventarse. La edición genética les ha permitido asumir nuevas tareas y ser útiles al ser humano más allá del yogur.

En el género Lactobacillus se han diseñado bacterias capaces de expresar moléculas inmunitarias, como IL-10, para evitar la inflamación intestinal o las alergias. Otras han pasado de la industria alimentaria a la cosmética, donde se ofrecen como crema para acelerar la curación de heridas en la piel. Aunque muchas de estas terapias todavía tienen que terminar los ensayos clínicos, está claro que las bacterias del yogur están aquí para quedarse.

“Quien tiene salud tiene esperanza y quien tiene esperanza tiene todo”, dice un proverbio árabe. Bioy y Borges escribieron que los árabes, esos halcones musculosos del desierto, tienen detrás de la esperanza algo que lucha por su salud: el yogur. Porque el yogur es y será una fuente inagotable de salud y descubrimientos. Por eso, el próximo yogur que se tome de postre después de cenar puede ser light, pero no se lo tome a la ligera. El yogur es un asunto serio.


Este artículo resultó finalista de la primera edición del certamen de divulgación joven organizado por la Fundación Lilly y The Conversation España.The Conversation


Guillermo Nevot, Investigador Predoctoral en el Grupo de Biología Sintética Traslacional, Universitat Pompeu Fabra

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Luisondome (Grupo Gastronómico Galicia Gastro) #Gastronomía y #Turismo de #Galicia 2.0

Equipo de bloggers que promocionan la #gastronomía y el #turismo de #Galicia desde el 2.0

Tapería "A Lareira", en el Hotel Rural O Eirado do Pino


Hotel Rural Eirado do Pino. Simes, Meaño.


Por Luis y David Domenech / Junio 22, 2021

En el mediodía de ayer acudimos mi hijo David y un servidor a comer en la nueva tapería A Lareira, ubicada en el lugar de Simes en el Conceyo de Meaño. El local forma parte de un Hotel Rustico también abierto recientemente con el nombre de Eirado do Pino.


La casa tiene en la parte de atrás un cobertizo que aprovechan para convertirlo en terraza, pues al ser un espacio abierto, es el mejor sitio para acoger a los clientes, y que estos estén seguros y agosto respetando todas las normas Covid que las autoridades sanitarias imponen a la hostelería para poder dar comidas. También dispone el hotel de un comedor y una terraza cubierta al servicio de los clientes del Hotel. Tiene también un comedor privado para seis personas.

La carta de la tapería es reducida pero lo suficientemente variada para encontrar platos apetecibles de verduras, pescados o carnes.

En esta ocasión nuestro Chef nos ofreció probar parte de los platos de la carta en forma de menú degustación, lo que nos pareció una excelente idea, bajo el propósito de conocer la mayor parte de los platos que la carta ofrece.

Los entrantes

Cuatro fueron los entrantes que degustamos, por este orden:

1. Melón Mojito: Tacos de melón bañados en un licor preparado de mojito. Un bocado muy fresco, meloso y rico, que refresca el paladar y lo prepara para lo que viene.


2. Croquetas de jamón: Calientes, muy bien envueltas, bechamel muy cremosa y untuosa, con un rico sabor a jamón. Muy ricas.


3. "Hot Dog" de Tartar ligeramente picante: Una preparación muy lograda y exquisita. El aliño de la carne a mi gusto, perfecto en el punto, así como la textura de la carne muy tierna y jugosa.


4. Brioche de papada ibérica y aromáticas: Quizás un exceso de vegetal en la preparación que hace menos vistoso el plato en su presentación, pero el bocado estaba perfecto, conservando pa papada todo su sabor y jugosidad.



Los Platos

5. Ensalada de burratina aliñada: Tanto para mi, como para David, este fue el plato estrella del Menú servido. Lo hizo perfecto el aliño tanto en su composición y cantidad como en su preparación. La ensalada es sobresaliente.


6. Arroz meloso con carpaccio de gambón: Perfecto el sabor y el punto del arroz. Una vez troceado el gamón y mezclado con el arroz con su calor residual, el plato alcanza su punto de degustación conservando todos los matices que aportan sus ingredientes.


7. Merluza en "Caldeirada": El golpe de plancha de la merluza la dejó en su punto justo, pero mejor hubiera estado presentada con la piel hacia abajo. La salsa  preparada si tenía al gusto al mojo que invita al "salseo" en lo  que queda en las caldeadas tradicionales. 


8. Carrillera con Mole verde y brotes aliñados: otra acertada combinación en la que entran en suerte la jugosidad y terneza de la carne con el riquísimo mole, pero una vez mas, el exceso de vegetal cubriendo el plato desluce la presentación del mismo, si bien se agradece al disfrutarlo mezclado con el mole verde.



Postres

9.  La tarta de queso de la casa: tarta golosa que sirve de contrapunto al toque ácido de la crema de helado. 


10. A Nosa Piña Colada: En este postre, si no se equilibran bien las cantidades que van en la cucharilla, la piña hace desaparecer al helado de coco, pero cuando se logra equilibrar las cantidades, la combinación resulta estupenda.


11. Carajillo de chocolate con helado de licor café: Esta combinación nos proporcionó un punto final perfecto a este espléndido menú. 



Esta fue nuestra experiencia gastronómica en esta casa, y hay que señalar que hay un excelente chef, capaz de hacer platos capaces de proporcionar buenas experiencias a sus potenciales clientes. No hay tal menú degustación en su oferta, y creo que es una pena y que debería plantearse incluirlo en la carta, sino de manera continua, por la dificultad que ello supone para su cocina, si podría tenerlo disponible por encargo, mediante reserva y a mesa cerrada, como hacen en otros pequeños restaurantes en el que los cocineros tienen algo que Mostar a sus clientes para su disfrute. Este es el caso, claramente.

El turismo gastronómico es uno de los que están mas en auge, gracias una demanda creciente de experiencias gastronómicas que van unidad al paisaje, la naturaleza y la cultura locales. No olvidemos que esta casa es a la vez Hotel Rural, por lo que puede ofrecer paquetes que incluyan alojamiento, cena con menú degustación, y visita a bodegas, pues O Eirado do Pino está en el corazón del Salnés don decenas de bodegas en sus proximidades.

En opinión de David, el chef conformó un buen menú, con un orden de los platos muy bien escogido que remató contras postres y un excelente café que puso fin a un buen Xantar, y que representa una buena muestra de la cocina que se quiere desarrollar en esta casa. Se sorprende que para dos comensales tam carnívoros como nosotros el plato que mas nos ha gustado a ambos fuera la ensalada de burratina, si bien también afirma haberse sorprendido col el Melón Mojito y la Brioche de Papada en la que la menta aligera el carácter graso de la misma.

Destacar también la corrección del servicio y la cadencia a la que fueron llegando los platos a la mesa que era la adecuada.

La Tapería "A Lareira" by  Chuchi, esta en Rúa Quintans 8 en Simes. Meaño (Pontevedra)

Telefono: 613 018 287

Web: https://www.eiradodopino.com

Mail: info@eiradodopino.com


Luisondome (Grupo Gastronómico Galicia Gastro) #Gastronomía y #Turismo de #Galicia 2.0

Equipo de bloggers que promocionan la #gastronomía y el #turismo de #Galicia desde el 2.0

Dime dónde vives y te diré cómo comes


 

Shutterstock / EvgeniiAnd
Ainara San Juan Escudero, Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea

Todos sentimos la influencia de los cánones de belleza. Tanto es así que, aun sabiendo que los estereotipos de “cuerpo ideal” son temporales y cambiantes, cada uno de nosotros podemos identificar al menos una característica que nos hace sentir inseguros.

Si al leer esto ha pensado que tiene las piernas demasiado grandes o que su abdomen es prominente, déjeme decirle que hay más gente en la misma situación. Según datos de la OMS, en 2016 aproximadamente el 39% de los adultos tenían sobrepeso y alrededor de un 13% eran obesos. Es decir, que en una reunión de 10 amigos solo la mitad estaría en su peso ideal en términos de salud.

Más allá de las cuestiones estéticas, tener un peso elevado es un factor de riesgo para las llamadas enfermedades no transmisibles (ENT), que son condiciones crónicas como las patologías cardiovasculares, respiratorias, cánceres y diabetes. De hecho, antes de la pandemia por COVID-19, se consideraba que las ENT eran responsables del 71% de todas las muertes a nivel mundial. Por tanto, una razón para mantener nuestro peso a raya podría ser el simple objetivo de evitar morir a causa de estas enfermedades. La cuestión es, ¿somos capaces de controlar nuestro peso?

Un solo gen no es suficiente

Podemos pensar que engordamos por tener el “gen de la obesidad” (una variante del gen FTO), o que comemos en exceso por una susceptibilidad genética al apetito. Para aquellos que respalden su condición física en el ADN, la ciencia lamenta anunciar que portar un gen para una “enfermedad” no es una condición suficiente para desarrollar la patología. De hecho, la epigenética explica que podamos apagar o encender la expresión de los genes por medio de la metilación del material genético gracias a la influencia de los factores del entorno. De esta forma, nuestros hábitos de vida juegan un papel importante a la hora de prevenir o desarrollar la aparición de una enfermedad.

Entre estos aspectos del estilo de vida, la alimentación es el principal factor de riesgo de mortalidad y morbilidad en todo el mundo. Pero estamos de suerte, ya que al ser un hábito modificable 1 de cada 5 muertes a nivel mundial se podrían evitar mejorando la calidad de la dieta.

Hay evidencia científica de que una alimentación basada en carnes rojas y procesadas, granos refinados y azúcares añadidos aumenta el riesgo de sufrir ciertas enfermedades crónicas, mientras que una dieta rica en frutas, verduras y cereales integrales podría ayudar a prevenirlas. Ahora bien, ¿podemos decidir realmente lo que comemos? ¿O, quizás, no somos los únicos responsables de seguir una dieta de poca calidad?

Barrios pobres, comida menos saludable

La ciencia demuestra que las decisiones alimentarias de cada individuo están condicionadas por el entorno social, cultural y económico que le rodea. Así, por ejemplo, las formas urbanas compactas de los países desarrollados facilitan la cercanía de diversas tiendas de alimentos con una amplia variedad de ofertas. Esto supone un acceso fácil a productos altos en calorías, grasas, azúcares y sal a bajo precio, acompañado de una gran presencia de restaurantes de comida rápida y una publicidad masiva, lo que incita a comer de forma poco saludable. Todo esto parece indicar que las decisiones alimentarias que tomamos están condicionadas por las características del entorno urbano donde residimos.

De hecho, el análisis de los entornos alimentarios ha mostrado que existen diferencias según el nivel socioeconómico: en las zonas de ingresos más altos hay una mayor proporción de supermercados con variedad de alimentos, mientras que en los lugares más pobres predominan los pequeños locales de alimentación. Además, las escuelas que se encuentran en estas áreas de bajos ingresos tienen un mayor acceso a tiendas de comida poco saludable.

Eso implica que quien tiene menor nivel económico y educativo acaba viviendo en sitios que ponen más dificultades para alcanzar una buena alimentación y mira antes el precio que la calidad a la hora de comprar alimentos. En contraste, los grupos de población más ricos y con educación superior tienen la oportunidad de vivir en áreas que favorecen unos hábitos de alimentación adecuados, además de tener mayores conocimientos sobre lo que es sano y más recursos para alcanzarlo.

Si los grupos más vulnerables viven en entornos menos favorecidos, ¿qué alternativa tienen? Pues bien, se pueden trabajar las políticas públicas para promover estrategias que faciliten el acceso a alimentos saludables en áreas de bajo nivel socioeconómico. Por ejemplo, aumentar la disponibilidad de alimentos específicos, manipular el precio de los productos, usar carteles, etiquetas y promociones ayuda a prevenir la obesidad. Además, es imprescindible fomentar la educación sobre los comportamientos alimentarios saludables para que estos cambios estructurales tengan realmente un efecto en la población.

Por tanto, si nos preocupan nuestra forma de alimentarnos y nuestra salud, revisemos nuestro nivel económico y educativo, pues ambos nos dirán dónde vivimos y cómo comemos. Aunque nos gusta pensar que somos libres para tomar nuestras propias decisiones (dónde y cómo vivir y qué comer), la ciencia advierte que hay múltiples factores que influyen sobre nuestras acciones, como por ejemplo, nuestra ciudad o nuestro barrio. Al fin y al cabo… ¿quién dijo libres?


Este artículo resultó finalista de la primera edición del certamen de divulgación joven organizado por la Fundación Lilly y The Conversation España.The Conversation


Ainara San Juan Escudero, Colaboradora de investigación, Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Luisondome (Grupo Gastronómico Galicia Gastro) #Gastronomía y #Turismo de #Galicia 2.0

Equipo de bloggers que promocionan la #gastronomía y el #turismo de #Galicia desde el 2.0

Ni lo uno, ni lo otro. En el punto medio está la virtud



Por Luis Domenech / Julio 7, 2021

Hoy nos han sorprendido los telediarios anunciando que debemos de reducir la ingesta de carnes porque estamos entre los mayores productores y consumidores de toda Europa y uno de los grandes productores y consumidores mundiales, causándole un gran daño al medio ambiente y a nuestro cuerpo por ello y al mismo tiempo por no cumplir con las normas de la dieta saludable. Hasta el mismísimo Ministro de consumo Sr. Garzón se descolgó con un videotweeter para convencernos de esto en primera persona, y he de decir que tiene razón el Sr. Ministro en algunas de los datos que da, pero no en todas las cosas que afirma.


Si es cierto que los españoles somos los mayores consumidores de proteína cárnica de toda Europa. Si es cierto que España produce anualmente 7,6 millones de toneladas de carne, y que para ello necesitamos sacrificar alrededor de 70 millones de animales. Pero aún así, el Ministro se ha pasado tres pueblos al decirnos lo que debemos y no debemos de hacer con nuestra dieta.
Frente al video de Garzón, que afirma que debemos de comer menos carne, muestro este otro del Dr. Javier Pérez Castells, doctor en química orgánica y profesor del CEU San Pablo que le quita hierro al asunto.



España está entre los mayores productores de carne de vacuno y de porcino de Europa, y somos líderes en ovino y caprino. Lo que no nos cuenta el Sr. Garzón es que la ganadería industrial e intensiva está convirtiendo a España en el establo de Europa, razón por la cual la Comisión Europea se moviliza ante los efectos contaminantes del engorde de animales mientras la cabaña de cerdos, ovejas, cabras, terneros y conejos de abasto se dispara por encima de los 62 millones de cabezas y el sacrificio de aves supera los dos millones diarios pese a caer el consumo interno de carne. Pero demos algunos datos mas: en nuestro país se producen 7,6 millones de toneladas de carne al año, y para ello se sacrifican cada año mas de 70 millones de animales. 



Hay dos tipos de ganaderías en España: las que se dedican a la ganadería extensiva, hablamos de pequeñas granjas con un número limitado de animales, y la ganadería intensiva, que es la que acumula en sus instalaciones a miles de animales.

En lo que al consumo de carne se refiere, en España consumimos algo mas de un kilo de carne por persona y por semana, mientras que la cantidad recomendada está entre los 250 y los 500 grs. de carne por persona y semana.

La cabaña de vacuno

Pero producir carne de vaca que producimos, supone la emisión de un 14,5% del total de GEI (Gases de Efecto Invernadero). A su vez, para producir este kilo, son necesarios usar mas de 15.000 litros de agua en toda la cadena de valor, lo que es una enormidad. Además, al ganado hay que alimentarlo, y para producir el pienso y los pastos necesarios, las granjas intensivas necesitan de enormes extensiones de terreno, terreno que aleja a las poblaciones autóctonas de su lugar tradicional.

La producción ganadera da trabajo en España a mas de dos millones de personas, y es un país exportador de carne, principalmente hacia Francia y sobre todo China.

Por cabañas, nuestra ganadería ha crecido un 8,7% en cerdos, un 3,5% en terneras, se ha mantenido en conejos y en cabras y ha descendido un 19% en ovejas. Producimos un 450% mas de lo que comemos, a pesar de ser de los mas grandes consumidores del mundo, y con este volumen de producción seríamos capaces de alimentar a mas de 211 millones de personas, mas de cuatro veces nuestra población total.

La cabaña porcina

  • España es el 4º productor mundial de carne de cerdo.
  • El sector supone el 36,4 de nuestra cabaña ganadera.
  • Producimos 30 millones de cerdos/año.
  • Sacrificamos 50 millones de cerdos/año (Hay dos crías por año).
  • Producimos el 170% de lo que consumimos
  • El 40% de la producción total se va a la exportación (China y Francia), y especialmente los jamones.
  • El valor total de la producción del sector es de 6.894 millones de € (año 2017).
  • El número total de granjas en España ha descendido (12.900 menos desde 2007), mientras aumenta el de granjas intensivas 504 mas en el mismo periodo.
  • Solo en la provincia de Cuenca, según datos proporcionados por la Consejería de Desarrollo Sostenible, desde 2009 se ha quintuplicado el número de cabezas de cerdo, pasando de 106.977 a las 553.848 cabezas en la actualidad.
La cabaña avícola

  • España produce 43 millones de gallinas/año.
  • Solo el 7% de la producción total son de cría alternativa, mientras que el resto se cría en jaulas.
  • En Europa la cría alternativa supone una media del 44% y mientras que en Alemania esta llega al 90%. 
  • Las gallinas camperas o ecologías suponen el 4,6% del total de la cabaña.
  • España es el 4º productos de huevos de la UE, con un total de 828.000 toneladas, según datos del Ministerio del ramo..

Lo que nos indican todos estos datos, es que estamos ante un gran negocio, pues generamos unos excedentes que exportamos y que reporta una buena cantidad de divisas para nuestro país, pero que no todo es beneficio, pues también genera problemas de exceso de consumo, y de carácter medioambiental, por la generación de GEI, de deficit de tratamiento de excrementos y de exceso de nitratos que contaminan el medioambiente, especialmente las aguas superficiales y los acuíferos, y este el el problema que hay que evitar.

Decíamos que la carne es un gran negocio, y donde hay grandes negocios, hay grandes empresas detrás de ellos. Esto también pasa en el sector ganadero. Las grandes empresas cárnicas acaparan el mercado y hasta cierto punto logran regular con precios a la baja que abaratan los productos en los lineales y que causan pérdidas a los pequeños ganaderos de las ganaderías extensibles que no pueden competir con las grandes marcas propietarias de las grandes ganaderías intensivas, que son las grandes contaminantes, por sus excedentes de excrementos y purinas que no tratan adecuadamente por que hacerlo cuesta dinero. Son algunas de estas granjas las que contaminan pozos, acuíferos y aguas superficiales con vertidos, algo que no suele pasar con las ganaderías extensivas que son mucho mas sostenibles y que no causan daño al medio ambiente. Este es el tipo de explotación ganadera que hay que promover y proteger.

Como decía, la ganadería intensiva necesita de enormes extensiones de terreno, para obtener los pastos y lo necesario para alimentar su ganado. También necesita enormes cantidades de agua para que los animales beban y para la limpieza de ganado e instalaciones. No sería problema si todo ese agua residual se tratara convenientemente antes de devolverla al cauce, pero esto no siempre es así, hasta el 65% de los vertidos a aguas provienen de deshechos de granjas, según el Sistema Español de Información sobre el Agua.

También el hacinamiento del ganado en las granjas intensivas genera un problema de salud de los animales, que hace que se usen en demasía antibióticos como la gentamicina y otros que también son de uso en humanos para prevenir y/o tratar enfermedades. Esto esta causando un aumento en la tasa de resistencia de los antimicrobianos a estos gñermenes que se vuelven multiresistentes, y que nos están dejando sin alternativas para tratar nuestras infecciones.

¿Como funcionan estas macro empresas del sector cárnico?

Este incremento de la producción en el sector está controlado por grandes empresas que utilizan el modelo de integración, en el que el granjero pone la cuadra y el trabajo mientras que el integrador se encarga de facilitarle al granjero los animales, el alimento y la atención veterinaria. Esto conlleva de manera simultánea a una reducción del número de explotaciones, lo que revela que la industrialización del sector corre paralela a la que se está dando en la agricultura, donde el acaparamiento de tierras convive con el abandono de 7.000 explotaciones tradicionales cada año.

Muchos de estos proyectos de granjas intensivas han nacido de la compra de una granja en activo propiedad de un ganadero que se quiere jubilar. se quejan los ganaderos locales en Castilla La Mancha de que la Junta continúa dando autorizaciones ambientales integradas, “incluso a proyectos que carecen de la concesión de aguas correspondiente o que no disponen de un plan de gestión de purines —estiércol resultado de la mezcla de las defecaciones, aguas de lavado y restos de piensos— ni tierras para esparcirlos”, porque no disponen de ellas.

Es el caso de la empresa de Valle de Odieta, que está siendo denunciada por Greenpeace, se recrimina al Gobierno de la Comunidad Foral haber autorizado la ampliación de la macrogranja “a pesar de que la empresa tiene once expedientes de infracción ambiental”.

“Pese a esto, y después de una sentencia favorable a la empresa por parte del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, el Gobierno autorizó, este pasado 12 de marzo, que la empresa duplique la capacidad de sus instalaciones pasando de una autorización para explotar 3.450 vacas (aunque, en realidad, tienen más de 5.000, incumpliendo lo autorizado), a poder explotar 7.200”, señalan desde la organización ecologista. Esta misma empresa esta llevando a cabo en Noviercas (Soria), un pueblo de 155 habitantes, un nuevo proyecto de granja para 23.000 vacas. Será  quizás la mas grande de Europa.

Este es el modelo por que que Espàña apostó hace ya unos cuantos años. Grandes inversores y empresas de capital-riesgo están detrás de el. Ello esta desplazando y acabando con la ganadería extensible, que no puede competir con el anterior en precio, si en calidad, que es lo que yo exijo a la carne, aunque me cueste algo mas de dinero, pero merece la pena. Es mi contribución a sostener este tipo de ganadería extensiva y a propiciar el regreso de las gentes a esa España vaciada. No es de extrañar que la gente se fuera marchando por la falta de oportunidades causadas por las transiciones a estos nuevos modelos económicos en los que triunfa el capital, pero a costa de los pequeños productores que no tienen cabida en el. Estos son los problemas que causan estas producciones masivas, no que los españoles comamos un kilo de carde por persona y semana.

Referencias: 

1. https://www.animanaturalis.org/n/espana-se-entrega-al-modelo-de-la-ganaderia-intensiva

2.https://www.eldiario.es/sociedad/modelo-animales_1_2810124.html

3. https://elreformatoriodeinternet.blogspot.com/2021/07/temores-de-aparicion-de-superbacterias.html

4. https://www.aecoc.es/innovation-hub-noticias/la-industria-carnica-nuevos-modelos-de-produccion/

5. https://www.elsaltodiario.com/rural/boom-macrogranjas-agudiza-2021-llevan-dinero-dejan-mierda

6. https://www.publico.es/economia/ganaderia-industrial-convierte-espana-establo-europa.html


 

Luisondome (Grupo Gastronómico Galicia Gastro) #Gastronomía y #Turismo de #Galicia 2.0

Equipo de bloggers que promocionan la #gastronomía y el #turismo de #Galicia desde el 2.0