El fraude en el jamón ¿Es tan grande como parece?



Por Luis Domenech

Desde hace un tiempo a esta parte, no cesan de aparecer noticias en la prensa sobre fraudes en la comercialización del jamón, y esto afecta a casi todas las zonas del País productoras de este exquisito manjar.
Una única página del Diario digital Economía Digital nos da una idea del tamaño del problema por sus titulares, publicados a lo largo de los últimos años:


Y así hasta 78 titulares de noticias publicadas en este diario digital, que lo que nos muestra es la existencia de una profunda y extendida trama de fraude y corrupción en la que hay presencia de ganaderos, empresarios, intermediarios comercializadores, distribuidores, supermercados e hipermercados, e incluso el Gobierno, que mira para otro lado sabe solo Dios por que razón.

Consecuencia de todo ello es el enorme desprestigio que esta penetrando a todo el sector, y que terminará por causar grave daño a su economía, que es la de todos.

Uno va al supermercado y ve la oferta de jamones a 35 €/pieza y solo puede preguntarse como es posible ese precio, si hasta no hace mucho el jamón casi era considerado como un alimento de alto coste. Como se puede ver en los titulares previos, aparecen nombres de grandes empresas, empresas medianas y pequeñas, empresas que invierten fuertes cantidades de dinero en publicitarse  a través de todos los medios, incluida la TV, empresas como Navidul, Campofrío, El Pozo y otros, otras como Carrefour o Lidl que han aparecido citados en estas noticias, y que estas campañas se producen de manera mas intensa en las épocas de gran consumo, especialmente en la Navidad.

No solo por el daño que el fraude produce al bolsillo del consumidor, habría que cortar de raíz este engaño, sino por la propia salud de quien pudiera consumirlo, dada la circunstancia de que incluso llegan a poner en el mercado estos estafadores jamón que está podrido, piezas fuera de todo control sanitario.


Así que la puesta en el mercado de estos jamones, el hacer pasar por jamón de bellota a otro que no lo es y es de inferior calidad, o importando jamón polaco para venderlo como español, o la existencia de ofertas trampa en los super e hiper, y el hecho de que a los responsables de compra de estos últimos establecimientos les cuelen estos productos y no den la cara cuando se destapan estos fraudes, e incluso el Gobierno, que mira para otro lado en vez de hacer lo necesario para erradicar estas prácticas, es lo que nos lleva a desconfiar de la mayor parte del sector, NO DE TODO EL SECTOR, sino únicamente de su parte corrupta, pues afortunadamente aun queda quien prefiere cuidar el buen nombre de su empresa y de su producto antes de embolsarse unos euros mas a costa de sus consumidores.

Es una pena que todo un sector del que viven muchos miles de trabajadores del campo, de la distribución y de la comercialización, de todo el sector alimentario, se vea perjudicado por unos cuantos desaprensivos que se enriquecen a costa de los demás con engaños y fraudes al consumidor. El Estado debería tener un mayor control sobre estas actividades y legislar y reglamentar para erradicarlas de una vez por todas. ¿Será el nuevo Gobierno capaz de dar con esas medidas y ponerlas en práctica?
Luisondome (Grupo Gastronómico Galicia Gastro) #Gastronomía y #Turismo de #Galicia 2.0

Equipo de bloggers que promocionan la #gastronomía y el #turismo de #Galicia desde el 2.0

No hay comentarios :

Publicar un comentario