Los restaurantes son puntos calientes de covid. Reducir el número de comensales podría ayudar mucho.


 

FREE-PHOTOS | PIXABAY

Un nuevo modelo que utilizó datos de teléfonos inteligentes para monitorear la propagación de infecciones descubrió que limitar los lugares públicos al 20% de la capacidad reduciría las infecciones en un 80%. 

Por Charlotte Jee / 10 de Noviembre

Traducido por L. Domenech

Durante esta pandemia, cada actividad en un lugar público interior implica cierto nivel de riesgo, pero algunos lugares son mucho más riesgosos que otros, especialmente si son pequeños y están llenos de gente. Ya sabíamos que los restaurantes pueden convertirse fácilmente en puntos calientes, pero un nuevo artículo publicado hoy en Nature cuantifica cuán peligrosos son en realidad: cuatro veces más riesgosos que el siguiente lugar más riesgoso, que era el gimnasio. Sin embargo, podría haber una forma sencilla de reducir el peligro. Los límites a la cantidad de personas a las que se les permite estar dentro de un restaurante simultáneamente podrían reducir las infecciones drásticamente, según un nuevo modelo creado por el equipo de epidemiólogos, científicos informáticos y científicos sociales de las universidades de Stanford y Northwestern. Los investigadores utilizaron datos de teléfonos inteligentes para predecir dónde las personas contraían el coronavirus. Utilizaron datos sobre los movimientos de casi 100 millones de personas en las 10 ciudades más grandes de los EE. UU. Desde el 1 de marzo al 1 de mayo de 2020, proporcionados por SafeGraph, una empresa que agrega datos de ubicación anónimos de aplicaciones para teléfonos inteligentes. Recogieron los movimientos de personas entre sus barrios y puntos de interés como gimnasios, tiendas de abarrotes, restaurantes o lugares de culto. Luego, utilizaron los datos del teléfono inteligente para predecir infecciones basándose en tres métricas: qué tan grande era el lugar, cuánto tiempo permanecían las personas dentro y cuántas personas probablemente serían infecciosas en el área determinada. Finalmente, compararon el número de infecciones pronosticado por su modelo con el número oficial de infecciones registradas en esos vecindarios durante ese mismo período. El nuevo modelo pudo predecir con precisión casos reales, dijo el equipo. Al simular varios escenarios utilizando el modelo (reapertura de capacidad total o límites al 50%, por ejemplo), los investigadores encontraron que implementar límites de ocupación del 20% de la capacidad reduciría las tasas de infección en un 80% y minimizaría el impacto económico. El estudio encontró que solo el 10% de las ubicaciones representaron el 85% de las infecciones en Chicago en el período de tiempo examinado, probablemente hasta los llamados eventos de superpropagación. Esto sugiere que los límites de ocupación podrían reducir significativamente las tasas de transmisión y permitir que las empresas permanezcan abiertas. Dado que estos límites solo afectarían principalmente a las visitas durante las horas pico, los restaurantes perderían alrededor del 42% de los clientes en promedio. Los autores enfatizaron que medidas como el uso de máscaras y el distanciamiento social también tendrían que ser parte de la mezcla para reabrir de manera segura.

"Nuestro trabajo destaca que no tiene que ser todo o nada, y podemos elegir diferentes métodos para diferentes lugares", dijo Jure Leskovec, profesor asociado de informática en la Universidad de Stanford y uno de los autores del artículo, en una conferencia de prensa hoy. "Nuestro trabajo proporciona una herramienta para que los responsables de la formulación de políticas el tipo y las cuantías de las compensaciones". El estudio también arrojó algo más de luz sobre exactamente por qué el riesgo de contraer covid-19 y morir a causa de él se correlaciona tan estrechamente con el origen étnico y el origen socioeconómico. Primero, el modelo encontró que las personas en vecindarios con menos gente blanca e ingresos promedio más bajos no tienen tantas oportunidades de reducir su movilidad, sin duda porque es menos probable que tengan trabajos que puedan hacer desde casa. No solo eso, sino que los lugares que visitan los grupos de menores ingresos tienden a estar más concurridos, lo que aumenta el riesgo de infección. El estudio encontró que las tiendas de comestibles frecuentadas por personas con ingresos más bajos suelen estar más apretadas y los compradores tienden a permanecer adentro por más tiempo, lo que hace que estas visitas sean dos veces más peligrosas. Existe un inconveniente obvio de los límites de ocupación: reducen la cantidad de dinero que las empresas pueden atraer, potencialmente hasta el punto en que se vuelven económicamente inviables. Determinar cómo las empresas ganan suficiente dinero para permanecer abiertas mientras limitan la cantidad de personas que pueden visitarlas, o si el gobierno debería subsidiar las empresas para mantenerlas a flote con números de clientes restringidos, es el próximo tema complejo y polémico que se debe abordar. Depende de ustedes, economistas.

Actualización: esta historia se cambió para proporcionar más detalles sobre las brechas de ocupación.

El artículo original se puede leer en MIT Technology Review

Luisondome (Grupo Gastronómico Galicia Gastro) #Gastronomía y #Turismo de #Galicia 2.0

Equipo de bloggers que promocionan la #gastronomía y el #turismo de #Galicia desde el 2.0

No hay comentarios :

Publicar un comentario