COCINA INTELIGENTE CON EL CLIMA Y EL FUTURO DE LA ALIMENTACIÓN


 


 

Por The Climate Reality Project

Traducido por L. Domenech

¡Presentando recetas de activistas de Climate Reality Leader listas para comer como si su mundo dependiera de ello!


Es probable que haya escuchado la frase de que la crisis climática nos afecta a todos, donde sea que vivamos y lo sepamos o no. ¿Pero cómo? ¿Especialmente si no ha sido tocado personalmente por un huracán o sequía relacionados con el clima u otro evento meteorológico? No tiene que buscar muy lejos una respuesta. De hecho, la mayoría de nosotros solo necesitamos mirar lo que hay en nuestros platos. ¿Por qué? Porque si seguimos quemando combustibles fósiles al ritmo actual, los alimentos pueden volverse más difíciles de cultivar en muchos lugares y más difícil de acceder en otros, y lo que crece podría ser cada vez menos nutritivo. Pero no tiene por qué ser así, y personas de todo el mundo, desde agricultores hasta activistas como usted, están haciendo su parte para cambiar la forma en que cultivamos, compramos y preparamos alimentos.

El sector de la agricultura y el uso de la tierra es uno de los mayores emisores de CO2, el gas de efecto invernadero (GEI) más responsable de los cambios que estamos viendo en nuestro clima hoy. Pero también tiene el potencial de desempeñar un papel vital para ayudarnos a poner fin a esta crisis y crear un futuro seguro y sostenible sin contaminación por carbono. Uno en el que podamos proporcionar a nuestra población mundial en auge alimentos frescos y saludables cultivados en un ecosistema sostenible. Y tú eres la clave para ayudarnos a llegar allí.

Las decisiones que tomas impulsan el mercado de consumidores, por lo que cuando eliges productores sostenibles, granjas locales e ingredientes climáticamente inteligentes, estás tomando medidas por el planeta poniendo tu dinero donde está tu boca. Si queremos un futuro sostenible para nuestras familias y nuestro planeta, tenemos que tomar las decisiones que nos lleven allí. Mañana no. No dentro de unos meses o años. Ahora mismo.

En este artículo, descubrirá las formas en que la crisis climática amenaza nuestras granjas y sistemas alimentarios y cómo podemos trabajar para reducir esa amenaza y transformar la agricultura para que funcione para el planeta, así como algunas recetas deliciosas de capacitados activistas que están tomando medidas climáticas directamente en sus cocinas (y tú también puedes).


EL PROBLEMA

¿Cuál es la diferencia entre 0ºC y 1ºC grados o entre 99ºC y 100ºC  en el agua? Pues que se congela o hierve, respectivamente.

Ahora, considere lo que significa solo un grado de aumento de la temperatura global para las granjas grandes y pequeñas de todo el mundo que dependen de estaciones confiables y temperaturas predecibles y consistentes para cultivar cultivos específicos en regiones específicas año tras año.

Y, por supuesto, no se trata solo del aumento de las temperaturas, la crisis climática también está sobrealimentando el ciclo del agua. En muchas áreas, las precipitaciones se han vuelto cada vez más abundantes o escasean desesperadamente, en relación con los promedios de muchos años.

Todo se combina para poner en peligro una de nuestras necesidades más humanas: sostenernos con una dieta de alimentos frescos y saludables.


 CRISIS CLIMÁTICA 101

La contaminación por carbono de la quema de combustibles fósiles está calentando nuestro planeta y provocando la alteración del clima. Es simple: cuanto más contaminación por carbono hay en el aire, más energía del sol queda atrapada en forma de calor. Lo que significa que las cosas se ponen más calientes. Estas temperaturas globales en aumento alteran los sistemas naturales, lo que conduce a eventos climáticos cada vez más extremos como sequías severas, inundaciones, incendios forestales y grandes huracanes, junto con muchos otros impactos que afectarán la salud y el bienestar de todas las personas del planeta. El cambio climático no nos esperará. Ya está afectando nuestro suministro de alimentos hoy.


CAMBIANDO AMBIENTES EN CRECIMIENTO

El cambio climático afecta a todos los rincones del ecosistema de nuestro planeta. A medida que las temperaturas globales han aumentado a su ritmo más rápido en millones de años, este aumento ha afectado directamente a cosas como las concentraciones de vapor de agua en la atmósfera, las nubes y los patrones de precipitación y flujo de corrientes.

En resumen: hace más calor. El agua de la tierra y el mar se evapora más rápido. Y para empeorar las cosas, el aire más cálido puede contener más vapor de agua.

Más agua en nuestra atmósfera significa precipitaciones más intensas en muchos lugares y muchas menos en otros. Así es: tanto las precipitaciones extremas como las sequías extremas ocurren cada vez con más frecuencia debido a la crisis climática.

El impacto de la sequía en la agricultura necesita poca explicación, y una inundación anegará o arrasará un campo de maíz con tanta seguridad como la sed lo reducirá a polvo. Todo eso es bastante sencillo: estos desastres naturales pueden destruir los cultivos por completo. Un campo arrasado por el clima extremo ciertamente no puede producir frutas y verduras frescas.

Pero incluso los cambios leves en los patrones de lluvia establecidos desde hace mucho tiempo pueden causar estragos en los cultivos. Y es importante recordar aquí que alrededor del 80 por ciento de los cultivos en todo el mundo se alimentan de lluvia.

El agua es el factor clave en toda la agricultura, pero la cantidad de agua que necesita una planta para florecer varía de una especie a otra. Las plantas que han prosperado en un área durante miles de años pueden verse amenazadas incluso por disminuciones aparentemente menores en las precipitaciones, especialmente cuando se combinan con el aumento de las temperaturas. En el otro extremo del espectro, más lluvia no siempre es buena para la vida de las plantas; incluso si el agua no se acumula en la superficie, el suelo puede saturarse demasiado y muchas plantas se ahogan.

Los cambios que estamos viendo en los patrones de precipitación y las temperaturas en todo el mundo ya ponen en peligro nuestra capacidad para cultivar alimentos de manera confiable en las mismas formas y lugares que lo hemos hecho durante generaciones. Pero sin acción, podríamos estar caminando por una vereda hacia un mundo en el que tal vez no podamos cultivar nada en absoluto.


DEFICIENCIA DE NUTRIENTES

La misma contaminación por carbono que está impulsando estas desastrosas tendencias climáticas en todo el mundo también puede estar teniendo un impacto que apenas estamos empezando a comprender. Investigaciones recientes apuntan a una tendencia inquietante: el aumento de los niveles de CO2 en la atmósfera puede hacer que nuestros alimentos sean menos densos en nutrientes, poniendo en peligro el bienestar de las personas en todo el mundo.

Cuando se cultivan alimentos por debajo de los niveles de CO2 esperados para 2050, los estudios sugieren que 175 millones de personas más pueden tener deficiencia de zinc y 122 millones más de personas podrían tener deficiencia de proteínas en todo el mundo. Y si las emisiones continúan al ritmo actual, en muchos países, la disminución de nutrientes clave como el hierro, el zinc y las proteínas podría tener graves consecuencias para la salud.

Las deficiencias de zinc pueden afectar dramáticamente al funcionamiento del sistema inmunológico y causar pérdida de cabello, diarrea, retraso en la maduración sexual y lesiones en los ojos y la piel. Mientras tanto, un déficit de hierro puede provocar debilidad muscular, problemas cognitivos y del sistema inmunológico, dolores de cabeza y mareos, y puede provocar anemia. Las mujeres embarazadas son especialmente vulnerables a las complicaciones relacionadas con la deficiencia de hierro.

En cuanto a las deficiencias de proteínas: "Pocos nutrientes son tan importantes como las proteínas", explica Healthline. “La proteína es el componente básico de los músculos, la piel, las enzimas y las hormonas, y juega un papel esencial en todos los tejidos del cuerpo. ... La deficiencia de proteínas puede afectar a casi todos los aspectos de la función corporal ".

Los científicos plantean la hipótesis de que el aumento de CO2 atmosférico acelera la fotosíntesis, el proceso que ayuda a las plantas a transformar la luz solar en alimento. Esto hace que las plantas crezcan más rápido, pero al hacerlo, contienen más carbohidratos como la glucosa a expensas de otros nutrientes esenciales de los que dependen los seres humanos (y otros animales, en la cadena alimentaria).

Algunos han llegado a llamar a esto el "efecto de la comida chatarra".


BAJOS RENDIMIENTOS DE CULTIVOS, PRECIOS AUMENTADOS Y DESCANSO

Si seguimos quemando combustibles fósiles sin hacer ningún esfuerzo real para reducir las emisiones, podríamos ver que las temperaturas superficiales promedio en la Tierra se calentaran en más de 7,2 grados Fahrenheit (4 grados Celsius) para fines de este siglo. Esto devastaría la agricultura mundial.

Sin una mitigación climática efectiva, "cada grado Celsius de aumento en la temperatura media global reduciría, en promedio, los rendimientos mundiales de trigo en un 6%, arroz en un 3,2%, maíz en un 7,4% y soja en un 3,1%", según cuatro expertos independientes en estimaciones compiladas y publicadas en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Aproximadamente dos tercios de la ingesta calórica humana a nivel mundial provienen del trigo, el arroz, el maíz y la soja. Estos cultivos son fundamentales para la salud y el bienestar de miles de millones de personas, y su futuro está en peligro en un momento de gran crecimiento de la población mundial.

Se espera que la población mundial alcance su punto máximo a principios de la década de 2060 alrededor de 9,7 mil millones de personas. Con alrededor de 3 mil millones de bocas más que alimentar, "la demanda mundial de alimentos podría aumentar entre un 59 y un 98 por ciento", según la Universidad de Columbia. "Esto significa que la agricultura en todo el mundo necesita aumentar la producción y aumentar los rendimientos". Sin embargo, los expertos predicen caídas precipitadas en el rendimiento de los cultivos básicos debido a la crisis climática. Sabes lo que pasa después:

Primero, los precios en el supermercado comienzan a subir, impactando primero a quienes tienen menos entre nosotros. Y a medida que los precios suben y los suministros de cultivos básicos continúan disminuyendo, aumenta la perspectiva de malestar.

Es poco probable que circunstancias como estas permanezcan en cuarentena en un lugar por mucho tiempo, en gran parte debido a cómo la mayoría de nosotros ponemos nuestras manos en los alimentos que comemos. Los alimentos son ahora un producto comercializado a nivel mundial. Por lo tanto, las malas cosechas y los disturbios en una parte del mundo pueden provocar fallas en la cadena de suministro y vaciar los estantes de las tiendas en otra parte.


PERO NO TIENE QUE SER ASÍ ...EL FUTURO DE LA COMIDA PUEDE SER MUCHO MEJOR

Ya estamos empezando a ver lo que nos depara un futuro más cálido, y no es un espectáculo agradable.

Tanto en formas grandes como pequeñas, la crisis climática afectará todas las necesidades humanas básicas. La buena noticia es que aún podemos evitar lo peor. Pero no va a suceder por sí solo, y personas de todo el mundo ya están trabajando juntas para apoyar un mejor futuro alimentario. ¿Te unirás a ellos?

Las decisiones que cada uno tome pueden impulsar el cambio. Cambio de ganar-ganar. Un cambio que las empresas, la industria y, lo que es más importante, los agricultores pueden respaldar. Un cambio que puede generar cambios en la política. Un cambio que marca la diferencia para el futuro de los sistemas alimentarios en todas partes. Se vislumbra un futuro alimentario sostenible, pero no podemos darlo por sentado.


LA SOLUCIÓN

Cuando muchos presentadores de noticias, expertos y políticos hablan sobre el cambio climático, no enfatizan lo suficiente los riesgos para la producción de alimentos. No porque no sean enormes, como hemos explicado, que lo son (y la ciencia nos respalda mucho), o bien conocidos. Es porque cuando se habla del cambio climático, a menudo es en el contexto de un evento como un huracán particularmente poderoso, una sequía prolongada, una ola de calor extrema o un incendio forestal histórico.

Décadas de producción agrícola en lento declive es un desastre mucho más matizado, uno que no se presta bien a los grandes titulares. Pero no se equivoquen: si bien son un poco menos dramáticas de inmediato, las malas cosechas pueden tener el mismo impacto y quizás incluso ser de más largo alcance.

Entonces, ¿cómo cambiamos el rumbo? La respuesta es simple: Cambiamos la forma en que cultivamos las cosas y lo hacemos mejor. Y comenzamos centrándonos en lo que está justo debajo de nuestros pies.

La mejor noticia de todas es que las mismas acciones que usted toma para mantener el suelo sano y las granjas productivas también ayudan a proteger el planeta en un momento en el que más lo necesita. Pero no va a suceder por sí solo. Tienes que exigirlo. Eres parte de la solución. Y cuando suficientes consumidores nos unimos para pedir algo, generalmente obtenemos lo que pedimos.


LA AGRICULTURA REGENERATIVA

La agricultura regenerativa es un sistema de principios y prácticas agrícolas que busca rehabilitar y mejorar todo el ecosistema de la granja al otorgar una gran importancia a la salud del suelo y al mismo tiempo prestar atención a la gestión del agua, el uso de fertilizantes y más. Las prácticas enfatizan la mirada holística al agroecosistema. El tema primordial: si cuidas tu suelo, él cuidará de ti.

Las prácticas de agricultura regenerativa, como la labranza de conservación, la rotación de cultivos y el uso de cultivos de cobertura, aumentan la biodiversidad del suelo y la materia orgánica, lo que genera suelos más resistentes que pueden resistir mejor las inundaciones y la sequía. Los suelos sanos engendran grandes cosechas y cultivos ricos en nutrientes. Los suelos saludables también disminuyen la erosión y la escorrentía, lo que mejora la calidad del agua dentro y fuera de la finca.

Es importante destacar que las prácticas de agricultura regenerativa también nos ayudan a combatir la crisis climática al extraer carbono de la atmósfera y secuestrarlo en el suelo.

Cuando las plantas realizan la fotosíntesis, toman dióxido de carbono del aire y, utilizando la energía del sol, el agua y los nutrientes del suelo, lo transforman en carbono que la planta usa para hacer crecer hojas, tallos y raíces. El exceso de carbono creado a través de este proceso se transporta por la planta y se almacena en el suelo circundante, secuestrando el carbono en el suelo.

El carbono puede permanecer almacenado en el suelo durante miles de años, o puede volver a liberarse rápidamente a la atmósfera a través de prácticas agrícolas como arado y labranza, donde el suelo se prepara para plantar mediante métodos de agitación mecánica como excavar, remover y volcar. Pero para las granjas que han adoptado técnicas regenerativas como la labranza cero o de conservación, ese carbono permanece donde pertenece: en el suelo.

Para los agricultores, la agricultura regenerativa es, por lo tanto, beneficiosa para todos: conduce a cultivos mejores y más resistentes utilizando métodos sostenibles que también luchan contra una crisis que presenta una amenaza existencial para toda la agricultura.


ABRAZE LA ENERGÍA RENOVABLE (¡Y OTRAS SOLUCIONES CLIMÁTICAS TAMBIÉN!)

Para el futuro de la seguridad alimentaria en todas partes, es importante hacer todo lo posible para mantener bajas las temperaturas y trabajar para mitigar el cambio climático existente y prevenir más. Cuando se trata de la crisis climática, seguir como de costumbre no será suficiente. En cualquier sitio.

No en la producción de electricidad. Las plantas de carbón en los Estados Unidos y en todo el mundo están cerrando a medida que la energía renovable se vuelve más eficiente y competitiva en costos con los combustibles fósiles tradicionales. Esta es una gran tendencia. Pero debemos mantenernos alerta: el gas natural es el "combustible puente" que simplemente no se detiene, y abunda la información errónea sobre sus impactos ambientales y la seguridad financiera a largo plazo de la industria.

No en la industria. Obtener energía de fuentes renovables e invertir en medidas de eficiencia energética son alternativas limpias a los combustibles fósiles que impulsan la crisis climática y además son motores para la creación de empleo. Para construir el futuro sostenible que merecemos, nuestras industrias deben liderar el camino en las ciudades siderúrgicas, los centros tecnológicos y los centros de fabricación donde se realiza el verdadero trabajo duro.

No en transporte. Las ventas de vehículos eléctricos (EV), aunque siguen siendo un porcentaje relativamente pequeño del mercado general de vehículos de motor, han crecido vertiginosamente en los últimos años, y se espera un crecimiento aún mayor en el futuro. Al mismo tiempo, cada vez más ciudades se limpian y tratan de mejorar sus actuaciones con transporte público verde. Pero los recientes retrocesos en los estándares de emisiones de vehículos y los créditos fiscales significan que los grandes contaminadores no abandonarán las carreteras del futuro sin luchar.

Y ciertamente no en agricultura. La salud y vitalidad del jardín trasero más pequeño a la granja más grande del Medio Oeste está amenazada por el cambio climático. Los impactos de la crisis son cada vez más difíciles de ignorar para los agricultores y horticultores; La producción de alimentos en todo el mundo parece estar cada vez más a merced de "otro año malo". Los cambios en la forma en que cultivamos son solo una pieza de un rompecabezas masivo que incluye cambiar cómo lo hacemos, bueno, casi todo.


COMPRAS CLIMÁTICAS INTELIGENTES Y SISTEMAS ALIMENTARIOS REGIONALES

Hay una gran manera de actuar ahora mismo, y es tan simple como hacer algunos cambios menores en su lista de compras.

Una de las formas de poder más básicas y potentes que tenemos es nuestra capacidad para decidir dónde y cómo gastamos nuestro dinero. Es probable que ya haya investigado muchos de los productos y marcas que compra por precio, calidad e incluso reputación. ¿Y si empezaras a hacer eso también con tu comida?

Las prácticas comerciales de muchos de los principales productores y proveedores de alimentos están a solo unos clics de distancia. ¿Aún más fácil? Hablar personalmente con un agricultor de su comunidad local sobre cómo cultivan los alimentos que venden en el mercado.

Cuando busca y apoya activamente a los productores y proveedores que han asumido compromisos reales con la sostenibilidad y las prácticas de cultivo regenerativo, no solo está proporcionando a esa empresa el combustible para mantener su buen trabajo, sino que también le está mostrando a otros agricultores, empresas y marcas que existe una base de consumidores importante (¡y en crecimiento!) para quienes el negocio como de costumbre no será suficiente.

Todo lo cual es decir, con un poco de coraje (y en muchos casos, una conexión a Internet), que puede disminuir su huella de carbono, conservar recursos importantes y apoyar el crecimiento de prácticas agrícolas climáticamente inteligentes, todo mientras le muestra a su familia, amigos y vecinos lo fácil que es tomar medidas con sentido común para combatir la crisis climática.

Puede optar por apoyar un sistema alimentario que sea parte de la solución en lugar del problema. Existen muchas cosas fuera de nuestro control, pero los artículos almacenados en nuestras despensas no son uno de ellos.


ELIGE TUS INGREDIENTES SABIAMENTE

Como muchos de nuestros activistas convertidos en Líderes de la realidad climática señalan en las increíbles historias y recetas climáticas que siguen, a menudo buscan ingredientes locales de temporada como una forma de reducir su huella de carbono personal.

Las consideraciones medioambientales de adoptar un enfoque localizado para la compra de productos de temporada son más complicadas de lo que cabría esperar y, por supuesto, no todo el mundo puede pagar los precios a veces más altos que se cobran en el mercado de agricultores local. Pero cuando se trata de reducir sus "millas de alimentos" (la distancia recorrida por los alimentos desde la granja hasta el plato, a menudo en grandes camiones y barcos refrigerados) durante al menos parte del año, las compras locales son insuperables en su efecto reductor  de su huella de carbono y por tanto del empeoramiento climático.


Los productos locales de temporada también suelen ser más nutritivos que los productos comprados en la tienda porque se recolectan en su punto máximo de madurez (en lugar de temprano, como una gran cantidad de productos en la tienda, por lo que puede viajar y ser almacenados y vendidos antes de estropearse) y no gasta un tiempo prolongado en tránsito refrigerado. Y, por supuesto, el dinero gastado localmente tiende a permanecer en la comunidad, lo que ayuda a crear más puestos de trabajo, mejorar las redes locales y la salud pública, y apoyar el crecimiento equitativo en toda la comunidad, todo lo cual solo sirve para reforzar una escena alimentaria local cada vez más sólida. Es una especie de circuito de retroalimentación a su manera, pero increíble.

Pero no podemos enfatizar este punto lo suficiente: comprar productos locales por sí solos no necesariamente lo ayudará a reducir su huella de carbono personal y a combatir la crisis climática. Comprar productos locales y de temporada es una historia diferente. La distinción es importante: una pequeña granja cerca de su casa podría tener fácilmente un invernadero que consuma energía donde cultive tomates y pimientos como cualquier otro productor importante en todo el país. Así que comprar en temporada es clave para encontrar frutas y verduras frescas que no hayan requerido ningún tipo de energía para extender la temporada para llegar al mercado.

Y seríamos negligentes si no notáramos que consumir una dieta más rica en vegetales y alimentos de origen vegetal, y más liviana en carnes (particularmente carnes rojas), de manera más general, en realidad puede disminuir su huella de carbono personal al hacer algo más que simplemente comprar productos locales y en alimentos. temporada. Esto se debe a que los bosques y humedales que almacenan carbono a menudo se talan para dar paso a la agricultura animal, lo que genera grandes cantidades de emisiones de carbono y la pérdida de importantes ecosistemas que atraen, capturan y secuestran CO2.


EL CRECIMIENTO REGIONALIZADO Y REGENERATIVO HACE QUE NUESTROS SISTEMAS ALIMENTARIOS MÁS RESILIENTES

Esperamos que haya recopilado algunas cosas hasta ahora desde este artículo, pero la fragilidad de nuestro sistema alimentario global, y cómo podría crearnos problemas en un futuro agravado por el cambio climático, está en la parte superior de la lista.

En los EE. UU. Y en muchas otras partes del mundo, la eficiencia y la gestión de costos son muy apreciados en el sistema alimentario. Esto ha dado lugar a una industria alimentaria industrializada y altamente mercantilizada, dirigida por relativamente pocas empresas agrícolas importantes.

En un sistema como ese, el potencial de catástrofe es alto; cuando cae un dominó, no hay otro al que agarrarse. Y COVID-19 nos ofreció una vista previa de cómo los problemas en nuestro sistema actual pueden escalar rápidamente.

La disponibilidad de muchos productos, incluidas algunas frutas y verduras, se volvió escasa al comienzo de la pandemia cuando las cadenas de suministro se agotaron cuando los fabricantes se vieron obligados a cerrar granjas y plantas de procesamiento debido a mandatos estatales y enfermedades entre los trabajadores, y los camiones y otros modos de transporte se vieron obligados a cerrar por haber detenido temporalmente sus actividades.

La situación nos mostró que cuantos más canales de distribución tengamos, especialmente para necesidades como la comida, mejor. Las cadenas de suministro regionales demostraron ser mucho más flexibles y más capaces de lidiar con los mandatos y regulaciones estatales en constante evolución que las cadenas de suministro nacionales, especialmente con los productos agrícolas. Ahora, aplique esta misma lógica a la crisis climática.

La mayoría de la población mundial no produce sus propios alimentos. ¿Qué sucede cuando llega el día en que las inundaciones generalizadas en un lugar, o una ola de calor prolongada en otro, o una sequía sin precedentes en el otro lado del planeta, todo empeorado por la escalada del cambio climático, agota significativamente o incluso aniquila el producto alimenticio de uno de esos pocos agronegocios importantes? Mucha gente quedará desabastecida.

Pero, ¿qué pasa con un mundo repleto de escenarios de producción agrícola regional robustos y resistentes? Granjas más pequeñas y exitosas que utilizan prácticas de cultivo climáticamente inteligentes para alimentar a los miembros de sus propias comunidades y las cercanas.

Imagine un gran cambio de paradigma en la forma en que obtenemos nuestros alimentos frescos que benefician tanto al agricultor como al consumidor. Imagínese todas esas millas de comida ahorradas. Todos esos acres que nunca fueron limpiados ni labrados. Todos esos grandes trabajos creados en comunidades como la suya. Imagina un mundo como ese.


COCCIÓN INTELIGENTE CON EL CLIMA

El Climate Reality Leadership Corps es una red global de activistas comprometidos en difundir la concienciación sobre la crisis climática y empeñados en trabajar para encontrar soluciones al mayor desafío de nuestro tiempo.

Estos amigos, vecinos y colegas están trabajando para llevar energía limpia a sus ciudades, luchar contra la fracturación hidráulica y el desarrollo de combustibles fósiles, lograr que la gente se involucre cívicamente, apoyando la justicia y la equidad, y mucho más. Están marcando una diferencia real para nuestro clima cuando es importante, y un lugar en donde están marcando esa diferencia es la cocina.

Los líderes de la realidad climática viven la lucha climática. Muchos trabajan duro en sus vidas personales para ser lo más limpios y ecológicos posible, ya sea por el uso del transporte público o el ciclismo. Trabajar para, ¡lo has adivinado!, dar pasos en la cocina para asegurarte de que las dietas reflejan el mismo compromiso con un futuro mejor del que hablan en presentaciones, ayuntamientos y reuniones con concejales, legislaturas estatales y otros líderes de todo el mundo.

Esperamos que se sienta inspirado para descubrir cómo varios de nuestros Líderes están tomando medidas en la cocina y, por supuesto, ¡disfrute de las deliciosas recetas que han preparado para cuidar el clima!


La historia de la receta de Amy

Durante mi maestría en sistemas alimentarios sostenibles, comencé a darme cuenta de lo desconectado que estaba de la comida en mi plato y que mis elecciones de alimentos ya no se alineaban con mi sistema de valores en expansión. Y de hecho, muchas de esas opciones simplemente estaban reforzando un sistema alimentario insostenible, poco ético e injusto.

Creciendo en una familia dominada por hombres, vegetariana

o las comidas a base de plantas eran insondables. Comidas

¿sin carne? Ni una oportunidad, una comida sin carne

no era comida "adecuada". Este pensamiento informó tan

muchas de mis preferencias y elecciones alimentarias que

inicialmente luchó por hacer cambios que reflejaran

mis valores. Poco a poco, con mucha paciencia y tiempo, comencé a cambiar mis hábitos: reduciendo mi consumo de carne, cultivando más de mi propia comida y, cuando era posible, comprando alimentos de producción local.

Cinco años después, he avanzado mucho al comer una dieta basada en plantas la mayor parte del tiempo y los huevos ocasionales de las gallinas en nuestra pequeña propiedad en Midrand. También cultivamos nuestros propios alimentos y compramos productos frescos de una agricultora y apicultora anciana en nuestra comunidad. Siento una sensación de satisfacción y satisfacción mucho más profunda al conocer a mis agricultores y al elegir alimentos que reflejan mis valores.

Amy Giliam es líder de la realidad climática y gerente de sucursal del Proyecto de realidad climática africana.




La receta: Empanadas de espinaca y quinoa de Amy

Rinde de 10 a 12 Tortas

 INGREDIENTES:

• 2 tazas / 500 mililitros de agua

• Aceite de coco, mantequilla, aceite de oliva o ghee para freír

• 1 taza / 200 gramos orgánicos sin cocer

quinua O 2 1⁄2 tazas precocidas de quinoa (negra, blanca o roja)

• 3⁄4 taza / 3 onzas / 80 gramos enrollados de avena orgánica

• 4 huevos de gallinas camperas

• 7 onzas / 200 gramos de queso feta de oveja / queso parmesano vegano

• Media taza de tomate secado al sol

• 100 gramos / 4 tazas orgánico fresco

espinaca picada

• Sal marina y pimienta

• Cilantro fresco, picado

• 2 aguacates medianos a grandes

• 1 a 2 cucharaditas de ajo machacado

• 1 cucharada de aceite de oliva

• Jugo de medio limón

INSTRUCCIONES:

GUACAMOLE CASERO:

Cocine la quinua: Coloque agua, quinoa enjuagada y una pizca de sal en una cacerola mediana. Deje hervir, baje el fuego a fuego lento y cocine suavemente durante unos 15 minutos, o hasta que vea pequeñas colas en las semillas de quinua. Dejar enfriar.

En un tazón grande para mezclar, coloque la quinua cocida, la avena, los huevos, el queso feta, la espinaca picada, la sal y la pimienta, y combine hasta que todo esté mezclado.

Coloque en la nevera para que se asiente durante 30 minutos.

Prepara el guacamole: quita los aguacates de la piel, agrega el ajo, el jugo de limón, el chile, la sal y el aceite de oliva en un tazón y mezcla.

Saca la mezcla de la nevera y forma de 10 a 12 hamburguesas con las manos.

Calentar el aceite en una sartén a fuego medio. Agregue las hamburguesas y fría durante unos 2-3 minutos por cada lado o hasta que estén doradas. Sirve con una ensalada de verduras asadas y el guacamole casero.

(¡Las hamburguesas se guardan durante 3-5 días en el refrigerador y se congelan bien!)


La historia de los Panqueques coloridos de Mariana

A estas alturas, muchos de nosotros somos conscientes de todos los impactos que los alimentos pueden tener sobre el medio ambiente y el cambio climático. También sabemos que comer es mucho más que alimentar nuestro cuerpo con los nutrientes necesarios; la comida nutre nuestros sentidos y por qué no decirlo: ¡nuestras almas! Entonces, ¿qué pasa si cocinamos comida deliciosa y ecológica?

Estos coloridos panqueques son saludables, ecológicos, y lo más importante, ¡delicioso! Simplemente puedes agregar algunas verduras a la receta y sea creativo con el aderezo de su elección. Entonces, si tienes col rizada en tu refrigerador, puedes hacer un hermoso panqueque verde que combina perfectamente con tomates uva, albahaca y queso (o queso vegano, ¡eso depende de ti!). O, si es la hora de la calabaza o la calabaza, su panqueque de naranja estará delicioso con quinua y pimiento rojo o con una fruta para untar, si le apetece algo dulce.

Por último, pero no menos importante, recuerde utilizar productos frescos cultivados localmente siempre que sea posible; esto reduce su huella de carbono y ayuda a la economía local.

El consumo de verduras y frutas de temporada es una buena opción para el medio ambiente. Entonces, si te encantan las cerezas, por ejemplo, disfrútalas en verano y haz gelatina para comer más tarde, en otoño o invierno. Sea creativo y ayude al planeta. ¡Disfrutar!

Mariana Alvarenga es una líder de la realidad climática capacitada durante nuestra primera capacitación global virtual en julio de 2020, y es miembro del capítulo de Boca Ratón de la realidad climática.




La receta de Mariana

vegetal (col rizada, calabaza, nuez, calabaza, remolacha, zanahoria, etc.)

• 1 taza de trigo integral cuatro

• 1 cucharada de aceite vegetal

• 1 cucharada de levadura en polvo

 INGREDIENTES:

• 1 taza de leche de almendras o cualquier nuez

• 2 huevos

• 1 taza de precocido, cortado en cubitos o picado

SAL Y ESPECIAS:

• La cúrcuma realza el color amarillo, si

usas zanahorias o calabaza; el pimentón realza el rojo, para recetas con remolacha; albahaca, orégano y / o perejil realzan los panqueques de color verde.

• Si es un panqueque dulce, use un poco de sal y 1 cucharadita de azúcar morena o jarabe de arce.

INSTRUCCIONES:

Licúa la leche de nueces, los huevos y la verdura hasta que quede suave. Agregue los ingredientes restantes y bata hasta que se forme una masa espesa.

Vierta aproximadamente 1⁄4 de taza de la masa en una sartén precalentada (debe estar muy caliente).

Cocine hasta que las burbujas rompan la superficie del panqueque y la parte inferior esté dorada; voltéelo y cocine por aproximadamente un minuto más.

¡Agrega la cobertura de tu elección y disfruta de tus coloridos panqueques!


La historia del Dahl de Debi

Hace unos años, me fui de vacaciones a la India y mientras estuve allí, descubrí Dal Makhani, que me encantó. Cuando regresé a Australia, busqué en línea recetas para este plato básico, que he adaptado para que se ajuste a mi gusto y dieta.

La belleza de este plato es que es vegetariano y los ingredientes son fáciles de obtener. Una dieta vegetariana puede tener aproximadamente la mitad de la huella de carbono de la dieta de un amante de la carne, por lo que siempre que pueda recortar la grasa literal, debe tomarla.

Recientemente, en un viaje con amigos por el

Simpson Desert en Australia, todos nos turnamos

preparar la comida de la noche (en la foto de abajo), y para algunos fue un gran desafío obtener sus ingredientes y mantenerlos refrigerados hasta que se les solicite cocinar. ¡Yo no! Y mi comida fue votada como la mejor del viaje.

Tiene crema, por lo que no es vegano, pero probablemente podría sustituirse con crema de coco o anacardo. Sin embargo, la crema es necesaria, ya que agrega algo esencial al plato.

Experimento con especias y uso lo que esté disponible y siempre parece tener buen sabor.

Deborah Thornton es una líder de realidad climática capacitada durante nuestra primera capacitación global virtual en julio de 2020.




La receta de Debi


INGREDIENTES:

• 2 latas / latas de lentejas (las lentejas negras secas hacen que este plato sea aún más agradable)

• 1 lata de frijoles rojos

• 1 lata de frijoles de mantequilla

• 1 cebolla

• 1 chile ojo de pájaro o hojuelas de chile

• 1 pizca de gengibre

• 6 guantes de ajo

• 2 latas de tomate triturado

• 3 dientes

• 1⁄2 cucharadita de semillas de comino

• 3 vainas de cardamomo, trituradas

• 1 ramita de canela

• 1⁄2 cucharadita de chile rojo en polvo

• 1⁄2 cucharadita de nuez moscada rallada

• 1⁄2 cucharadita de semillas de fenogreco

• 1 hoja de laurel

• 125 mililitros / 1⁄2 taza de crema

• Mantequilla o aceite (la mantequilla es mejor)


INSTRUCCIONES:

Dahl de Debi

Derrita la mantequilla en una olla grande de hierro fundido y agregue las especias enteras: canela en rama, clavo, semillas de comino, laurel.

Saltear hasta que se vuelvan aromáticos.

Agregue la cebolla finamente picada y saltee hasta que esté dorada.

Retire la hoja de laurel y la rama de canela.

Agregue jengibre, ajo y chile finamente picados y saltee por un minuto.

Agrega el chile en polvo y la nuez moscada, junto con los frijoles enlatados en el líquido. Tritura los frijoles con un tenedor.

Cuando la mayoría de los frijoles estén triturados se le pueden agregar las lentejas y el tomate. Agregue agua, si es necesario.

Cocine a fuego lento, revolviendo con frecuencia; cuanto más tiempo, mejor.

Justo antes de servir, sazonar con sal y añadir la nata.

Se irve con arroz basmati. ¡Disfrutar!


La historia del Binthe Biluhuta Gorontalo vegano de Amanda

En Gorontalo, la tierra de mis antepasados en la isla de Sulawesi, Indonesia, la mayoría de sus alimentos tradicionales son a base de coco, ya sea cocinados con coco recién rallado, leche de coco o aceite de coco casero. Los cocos son útiles para condimentos, aperitivos, bocadillos, platos principales, postres y bebidas.

La mayoría de los alimentos son calientes y picantes. Mi platillo favorito para disfrutar del coco es la binthe biluhuta, una sopa de maíz tradicional y una comida reconfortante para muchos en el área. Es un plato sano, fresco y versátil, uno en el que los ingredientes locales se pueden ajustar de acuerdo con las preferencias personales, y el condimento al gusto.

Con solo mirar los ingredientes que contienen carbohidratos, proteínas, grasas y fibra, sabemos que la binthe biluhuta es refrescante, aumenta la resistencia y es buena para la digestión.

Amanda Katili Niode, miembro fundador de la Asociación Internacional de Comunicación Ambiental, es la gerente del Proyecto de Realidad Climática de Indonesia.




La Receta de Amanda

INGREDIENTES:

• 500 gramos de granos de maíz frescos

• 75 gramos de tofu, cortado en cubos pequeños *

• Un cuarto de coco medio maduro,

rallado

• 1,750 mililitros (1,75 litros) de agua

• 2 cucharaditas de sal

• 5 chalotes pequeños, pelados y en rodajas

• 2 chiles ojo de pájaro, en rodajas

• 2 chiles rojos rizados, en rodajas

• Un pequeño manojo de hojas de albahaca limón

* El tofu es opcional

CONDIMENTOS:

   • Pasta de chile (6 chiles rojos rizados y 2 chalotes pequeños, molidos)

• Un pequeño manojo de hojas de albahaca limón

• Limones de chalota3 fritos

• Sal al gusto

INSTRUCCIONES:

Hervir los granos de maíz en una olla con agua hasta que estén tiernos.

Agregue las chalotas en rodajas, los chiles ojo de pájaro y los chiles rojos rizados. Agrega coco rallado, tofu y sal.

Remover.

Reduzca el fuego a fuego lento durante unos 10 minutos.

Agregue las hojas de albahaca y limón.

Alejar del calor.

CÓMO SERVIR:

• Vierta la sopa de maíz en cinco tazones pequeños.

• Agregue los condimentos (jugo de lima, sal, pasta de chile, hojas de albahaca limón y chalota) al gusto.


Historia de la receta de Ashleigh

Las patatas han sido tradicionalmente el alimento básico de la dieta irlandesa. Papas, como se les llama en Irlanda. El nombre spud proviene de la excavación del suelo (o hoyo) antes de plantar papas. Cultivadas bajo tierra, son los nutrientes del suelo los que le dan a las papas su delicioso sabor.

Un suelo sano produce verduras sanas. Sin embargo, debido a las prácticas agrícolas actuales, el mayor desarrollo y la industrialización, nuestros alimentos son menos nutritivos de lo que solían ser. El suelo que tenemos hoy está prácticamente sin vida, sin nutrientes. Lamentablemente, también se ha perdido una gran variedad de vegetales y vegetación diversa.

Este año, en junio de 2020, Met Éireann (el Servicio Meteorológico Nacional de Irlanda) emitió una advertencia de tizón de la papa para Irlanda. Después de las tormentas tropicales, el brote del coronavirus y un bloqueo global, nos preparamos para otro regalo.

La plaga causó la hambruna irlandesa de la papa entre 1845 y 1850. Durante un período de hambruna y enfermedades masivas, la Gran Hambruna mató a más de un millón de irlandeses y obligó a emigrar a otros 1-2 millones.

La idea de tal recurrencia se cierne en el horizonte ... ... ¿Y si ocurre otra plaga?

Ashleigh Downey es líder en realidad climática de Wicklow Town, Irlanda.




La receta de Ashleigh

Esta receta de Boxty Loaf es mi oda a la papa. Basado en un panqueque de papa tradicional irlandés, esta sabrosa receta es perfecta para el desayuno, el brunch y el almuerzo. Hecha de papa cruda rallada (o puré sobrante), esta receta versátil es deliciosa servida con huevos escalfados, deliciosa con espinacas o champiñones y deliciosa con ensalada.


INGREDIENTES:

 • 1 kilo de patatas peladas

• 300 mililitros de suero de leche

• 1 cucharada adicional regular

Leche

• 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio

• 150 gramos de harina común

• Pizca de sal

INSTRUCCIONES:

Prepárelo en un molde para pan de 1x2 lb, ligeramente untado con mantequilla y forrado con papel pergamino.

Precaliente el horno a 180 grados Celsius / 350 grados Fahrenheit.

Ralla las patatas.

Cuela el almidón de las papas colocándolas en un paño, una bolsa de lino o una funda de almohada limpia y exprime el líquido. *

Coloque las papas ralladas en un tazón grande y agregue rápidamente el suero de leche. Esto evitará que las papas se decoloren.

Combine el bicarbonato de sodio con la gota extra de leche. Agrega esto a las papas, junto con la sal y la harina. Mezclar bien.

Vierta la mezcla en un molde para pan preparado (untado con mantequilla, forrado). Alise la superficie con el dorso de una cuchara.

Hornee en el horno hasta que estén doradas, aproximadamente 1 hora.

Déjelo enfriar completamente antes de sacarlo de la lata.

* Puede omitir este paso si hace panqueques en lugar de un pan.

CÓMO SERVIR:

Boxty se sirve mejor caliente.

• Cortar rebanadas del Boxty Loaf.

• Freír suavemente en mantequilla hasta que esté tibio y dorado.

marrón.

• Listo para servir con lo que te llame la atención


UNA ALTERNATIVA: PANCAKES BOXTY

• Siga los pasos 1-4.

• Caliente el aceite / mantequilla en una sartén a fuego medio-alto.

calor. Deje caer una cucharada colmada de papa

mezcla en la sartén.

• Aplanar hasta formar un panqueque redondo.

• Freír hasta que estén doradas, de 3 a 4 minutos por

lado.

OBTENER MÁS DE TUS INGREDIENTES:

El desperdicio de alimentos es un gran problema. Entonces, en lugar de desperdiciar cáscaras de papa, me gusta convertirlas en papas fritas. ¡Un delicioso snack sostenible! Simplemente coloque las cáscaras en una bandeja para hornear con aceite y condimentos. Cocine de 10 a 20 minutos hasta que esté crujiente. Gire las cáscaras a la mitad para que queden crujientes por ambos lados correctamente.


Historia de la receta de Lynda

Cultivar sus propios alimentos es una excelente manera de contribuir a nuestro clima.

Antes de colocar las cajas en relieve, hice una técnica llamada mulching de lasaña. Si está interesado en medir el crecimiento de un suelo sano, tome muestras de suelo de referencia para registrar todo tipo de cosas, incluido el carbono orgánico del suelo. Luego, coloca cartón y periódico con capas de estiércol de vaca, compost, hongos micorrízicos, excrementos de lombrices y más. La idea es crear una capa de compostaje (como de 6 a 12 pulgadas de profundidad) que con el tiempo creará un suelo realmente saludable.

He incorporado una cosecha de clavo de olor y muchos de plantas perennes leñosas [en el jardín] junto con una gran diversidad de tipos de plantas (profundidad de la raíz, tamaño de las hojas, etc.), todo diseñado para crear un ecosistema saludable y equilibrado.

Mientras la base se “cocina”, coloco canteros elevados encima para poder tener un huerto en este primer año. La próxima primavera, tomaré más muestras de suelo y mediré cómo estoy. Los cultivos están funcionando de maravilla y, hasta ahora, no veo ninguna enfermedad.

Una señal de que todo esto se está juntando es que hay muchas aves, insectos, animales pequeños, etc. Lo que está sucediendo es que el ecosistema equilibrado está dando como resultado los insectos beneficiosos que se están comiendo a los no beneficiosos. Las cosas buenas y malas funcionan para mantener el equilibrio. El truco es mantener el equilibrio y eso vendrá a lo largo de los años a través de la incorporación continua de la diversidad de plantas, el uso de los cultivos de cobertura adecuados, la no labranza, la siembra directamente en los residuos del último año y la rotación de cultivos. ¡No se han utilizado productos químicos!

Lynda Hanshaw es una líder de realidad climática capacitada en Atlanta, Georgia en abril de 2019.




La receta de Lynda

Pasta de tomate y albahaca Save the Planet de Lynda con pasta de piñones

La mejor comida es toda fresca y de su jardín de salvar el planeta: cultive tomates, albahaca, cebollas, calabacín en macetas, camas elevadas o directamente en el suelo.

Para todos los ingredientes, use las cantidades necesarias para lograr la cantidad de porciones deseada. Use muchos tomates: llevan todos los demás

Ingredientes

INGREDIENTES:

Tomates

Albahaca

Pino u otras nueces cultivadas localmente Pasta de cabello de ángel (también excelente con pasta de calabacín)

Pimienta sazonada y ajo al gusto

Cebolla picada

Una pizca de jugo de limón

(Opcionalmente, agregue un producto cárnico o sin carne como desee).

INSTRUCCIONES:

Cuece la pasta. Pica los tomates.

Saltee las cebollas y luego agregue la carne o el sustituto de carne (si corresponde); cocine a su gusto.

Cortar la albahaca con lágrima o gasa.

Una vez que la pasta esté lista, combine y mezcle todos los demás ingredientes, excepto los piñones, en un tazón grande.

Agrega el contenido del bol en una sartén ligeramente engrasada con aceite de oliva. Cocine a fuego medio el tiempo suficiente para calentar los tomates y otros ingredientes. Evite cocinar demasiado para retener el beneficio del licopeno antioxidante de los tomates.

Agrega la pasta cocida y decora con piñones. ¡Mmm!


CONSEJOS CLAVE

Está claro que la crisis climática representa una amenaza muy real para la seguridad alimentaria en todo el mundo. Si no se toman medidas, millones, tal vez miles de millones, de personas corren el riesgo de sufrir desnutrición, ya que los cultivos básicos y otras frutas y verduras se vuelven más difíciles de cultivar, más costosos y menos nutritivos.

Al mismo tiempo, con solo un poco de conocimientos y la voluntad de intentarlo, puede hacer su parte para evitar lo peor. Al hacer algunos cambios simples, puede disminuir su huella de carbono y ayudar a conservar recursos importantes, todo mientras le muestra a su familia, amigos y vecinos (y a las empresas que compiten por su dólar ganado con esfuerzo) cuánto le importan las soluciones de sentido común para la crisis climática.

Soluciones que luego pueden llevar a sus propias mesas de cocina. Estas son las dos cosas clave que debe saber:

1. Nuestros sistemas alimentarios están en peligro.

• El aumento de las temperaturas y los patrones cambiantes de las precipitaciones están alterando dónde y qué tan bien pueden crecer las cosas, y el empeoramiento de los fenómenos meteorológicos extremos está poniendo cada vez más cultivos en peligro inmediato.

• Ciertos alimentos se vuelven cada vez menos nutritivos a medida que la crisis climática acelera sus ciclos de crecimiento.

• Al mismo tiempo que hay más personas que nunca para alimentar, los rendimientos de los cultivos están cayendo, y seguirán cayendo a medida que empeoren las condiciones de crecimiento, lo que lleva a un aumento de los precios y, finalmente, a la perspectiva de malestar social a medida que aumentan las disputas por los recursos.

2. Hay mucho que podemos hacer para contraatacar.

• Además de una larga lista de increíbles beneficios para los agricultores y sus cultivos, las prácticas agrícolas regenerativas generan menos emisiones que la agricultura tradicional y, al mismo tiempo, extraen carbono de la atmósfera y lo capturan en el suelo.

• Puede apoyar las prácticas agrícolas climáticamente inteligentes a través de las elecciones que hace en el supermercado.

+ Investigar marcas para conocer sus políticas medioambientales.

+ Investigue a los productores para asegurarse de que estén utilizando prácticas regenerativas o de sostenibilidad.

• Cuando sea el momento adecuado, reduzca sus “millas de alimentos” y mantenga los recursos en su comunidad comprando productos locales y de temporada en un mercado de agricultores comunitarios.

+ Los sistemas alimentarios regionales robustos, diversos y exitosos son mucho menos vulnerables a los cortes de suministro            generalizados en tiempos de crisis que los sistemas alimentarios suministrados por un puñado de grandes empresas agrícolas.

En pocas palabras: es una conexión directa entre la quema de combustibles fósiles y el apoyo al status quo del sistema alimentario a un mundo donde las frutas, verduras y granos nutritivos escasean. Pero hoy, podemos omitir las cosas sucias y alimentar nuestras vidas con energía renovable limpia y asequible. Podemos proteger nuestra salud cultivando de formas que mejoren nuestras tierras, nos proporcionen rendimientos estables y luchen contra el cambio climático. Y podemos comprar de maneras que "pongan nuestro dinero donde está nuestra boca" cuando se trata de trabajar hacia un mañana mejor, más saludable y más sostenible. Porque podemos hacer esto. Pero recuerda: nadie más lo hará por nosotros. Tenemos que ser el cambio que deseamos ver en el mundo.


Fundado y presidido por el exvicepresidente de EE UU y premio Nobel Al Gore, The Climate Reality Project se dedica a catalizar una solución global a la crisis climática al hacer de la acción urgente una necesidad en todos los sectores de la sociedad.

Hoy, el cambio climático se interpone en el camino de un mañana saludable para todos nos. Pero sabemos que las soluciones prácticas están frente a nosotros. Podemos crear un futuro saludable, sostenible y próspero haciendo un cambio en todo el planeta de los combustibles fósiles sucios a energías renovables limpias, fiables y asequibles.

En Climate Reality, combinamos iniciativas de medios digitales, eventos de organización global y programas de divulgación entre pares para compartir estas buenas noticias con personas en todas partes y generar un apoyo popular abrumador para las políticas que aceleran la transición global hacia una economía de energía limpia. Para aprender mas, visita www. Climaterealityproject.org.


El artículo se puede descargar en PDF en el enlace de The Climate Reality Project

Luisondome (Grupo Gastronómico Galicia Gastro) #Gastronomía y #Turismo de #Galicia 2.0

Equipo de bloggers que promocionan la #gastronomía y el #turismo de #Galicia desde el 2.0

No hay comentarios :

Publicar un comentario